Un hábito sencillo que salva vidas: día mundial del lavado de manos

29
Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624-815208

Este jueves 15 de octubre se conmemora el Día Mundial del Lavado de Manos, fecha a la que adhiere el Ministerio de Salud Pública del Chaco, en un llamado global para concienciar a la población de su importancia para salvar vidas. El lavado frecuente de manos con agua y jabón, en el centro de la escena actualmente debido a la pandemia por coronavirus, es una práctica que previene contagios a través de los ojos, la nariz y la boca. En su Día Mundial se busca transmitir el hábito, como una de las maneras más efectivas y económicas de prevenir enfermedades.

El Equipo Centinela de Control de Aplicación del Protocolo (ECCAP) para casos de COVID-19 del Ministerio de Salud Pública realiza auditorías en centros de salud, residencias y hogares de ancianos, y capacitaciones en normas de bioseguridad, correcto uso de elementos de protección personal y prevención de coronavirus. Si bien la pandemia actual puso al lavado de manos en el centro de la escena, junto al uso de tapabocas y al distanciamiento social, como medidas preventivas para evitar la circulación del coronavirus, es una práctica que hay que fomentar permanentemente, en especial a niños y niñas, para generar el hábito en los pequeños agentes del cambio.

“Se trata de concientizar a la población acerca de esta práctica higiénica que brinda protección contra virus, bacterias y previene infecciones tanto a nivel respiratorio como digestivo, sobre todo en los niños, el lavado de manos es importantísimo, pero no cualquier enjuague rápido: es importante lavarse las manos de forma correcta con agua y jabón”, recalcan los especialistas. El lavado de manos con agua y jabón es una de las maneras más efectivas y baratas de prevenir enfermedades diarreicas e infecciones respiratorias agudas. Estas enfermedades causan la muerte de millones de infantes cada año y afectan a la salud de millones más, tanto en países en desarrollo como en países industrializados.

Por ello recomienda enseñar a las niñas y los niños junto a los otros hábitos de higiene y salud. Se pueden realizar juegos, a través de canciones, u otras técnicas de enseñanza creativas. Así como cada padre o madre le va enseñando a su niño todas las actividades diarias que debe realizar, como cepillarse los dientes, de la misma forma esta es una medida que debe estar incorporada a la vida de los niños. Además lavarse las manos mantiene el hogar y el lugar de trabajo saludable. A nivel hospitalario ayuda a combatir el aumento de la resistencia a los antimicrobianos.