Tras igualar 1-1 en los 90 minutos de la segunda semifinal que se desarrolló en el estadio de Huracán, el cierre llegó con los remates desde los doce pasos. Los goles fueron marcados por Alexis Castro para Tigre y Gabriel Ávalos para Argentinos Juniors.

Antes del final del primer tiempo, a instancias del VAR el árbitro Andrés Merlos expulsó a Gabriel Florentín por una fuerte falta a Sebastián Prediger y el Bicho se quedó con diez jugadores.

Luego de estudiarse en los primeros minutos fue Argentinos el que tomó la iniciativa con una buena conexión de pases que terminó en un centro. Tigre respondió con un centro de Cristian Zabala que no llegó a conectar Mateo Retegui.

El partido se armó y el Bicho tuvo el primer remate al arco con un intento desde afuera del área de Gabriel Carabajal, que luego desperdició una clara con tiro pifiado.

Luego Argentinos ejerció una presión en el campo rival y fue superior a Tigre, aunque sin profundidad para generar ocasiones de peligro. El dominio fue más en la posición.

Aunque el trámite se emparejó ya que Sebastián Prediger y Ezequiel Fernández crecieron en el mediocampo del Matador con la recuperación y distribución y el elenco de Victoria empezó a meterse en el campo rival y tuvo una clara con un remate de Lucas Blondel que pasó cerca del travesaño.

A los 37 minutos Gabriel Florentín le cometió una fuerte infracción a Prediger. El árbitro le puso una tarjeta amarilla, pero recibió el llamado del VAR para que analice la jugada y al verla desde el monitor, Merlos decidió sacarle la amonestación a Florentín y expulsarlo directamente. El volante de Argentinos fue bien echado porque fue abajo, de forma temeraria y con riesgo sobre físico el adversario.

En el inicio del complemento Tigre fue más y a los 10 minutos se puso en ventaja luego de una linda jugada en la que Cristian Zabala puso un pase en profundidad a Retegui que mandó el centro y Alexis Castro conectó en el área para poner en ventaja al Matador. El juez recibió el llamado del VAR que analizó una supuesta posición adelantada de Retegui, pero fue desestimada.

Más tarde Tigre controló las acciones pues aprovechó el hombre de más y la ventaja que le dio tranquilidad para manejar la pelota y tuvo más espacios.

Sin embargo, con un hombre menos Argentinos se arrimó al área de Tigre y producto de esa presión a los 32 minutos el guardameta, Gonzalo Marinelli quedó corto en un pase y podría haber llegado el empate, pero Gastón Verón remató desviado.

Como en el encuentro ante Estudiantes, el Bicho sacó a relucir mucho amor propio a pesar de su inferioridad numérica y le puso suspenso al final del partido. A los 42 minutos luego de una combinación de varios toques le quedó a Gabriel Ávalos en el área, que enganchó y de zurda la clavó en el ángulo. Fue un golazo. El partido terminó igualado 1-1 en los 90 minutos y debió definirse por penales.

Definición por penales:

Argentinos: Fausto Vera (atajó Gonzalo Marinelli), Gabriel Ávalos, David Salazar (pegó en el travesaño) y Nicolás Reniero (pegó en el travesaño).

Tigre: Pablo Magnín, Sebastián Prieto y Lucas Blondel.