Al parecer la mala racha de Shakira no se termina, ya que a los problemas en su vida personal, tras su reciente separación de Gerard Piqué, también se suma los de inconvenientes legales ya que, en las últimas horas la fiscalía de Barcelona, España, pidió una pena de 8 años y dos meses de cárcel para la artista por fraude fiscal.

La justicia acusa a Shakira de haber cometido seis delitos contra la Hacienda pública, por defraudar 14,5 millones de euros entre los años 2012 y 2014, simulando que no vivía en España. El escrito de acusación del ministerio público fue presentado ante el juzgado que instruye el caso después de que la Audiencia de Barcelona avalara que debe ir a juicio, ante los indicios de que vivía en España desde 2012  y, por ello estaba obligada a tributar en este país.

Vale señalar que el miércoles pasado, la agencia de comunicación de la cantante anunció que Shakira había rechazado el acuerdo que le ofrecía la Fiscalía para evitar ser juzgada, ya que la artista confía "plenamente" en su inocencia y que iba a "dejar el tema en manos de la ley, con la tranquilidad y la confianza de que la justicia le dará la razón".

Shakira ya pagó 14,5 millones que le exigía la Agencia Tributaria española y también abonó otros tres millones de intereses, pero esto no impide que sea acusada y deba enfrentar el juicio.