Luego de una serie de investigaciones, efectivos de Prefectura Naval Argentina desmantelaron una “aduana paralela” que funcionaba dentro de una finca de la localidad de Puerto Rico, unos 140 kilómetros al nordeste de Posadas, la capital provincial. La actividad ilegal funcionaba en una zona conocida como Puerto Topo, sobre el río Paraná. Estaba tan organizada que contaba con espacios de estacionamiento y sistema de seguridad privada.

Durante el operativo, cuatro personas fueron detenidas y se secuestró mercadería valuada en poco más de 12 millones de pesos. Según la información que se fue sumando tras el operativo de la Prefectura, quienes administraban las operaciones clandestinas manejaban un estacionamiento, cuadros tarifarios para el ingreso y egreso de mercadería desde y hacia fuera del país, como así también seguridad privada. Asimismo, se supo que el procedimiento comenzó cuando el personal que custodiaba la zona fronteriza observó a varias personas manipulando bultos cerca de la costa, lo que despertó las sospechas.

Ante el alerta, las autoridades se aproximaron al lugar donde habían identificado estos movimientos y pudieron detener a cuatro personas que transportaban mercaderías variadas. En este caso, vinos, artículos de aseo personal, alimentos y unos 400 mil pesos de dinero en efectivo. Según detallaron voceros de prensa de la mencionada fuerza federal, el lugar donde se detectaron dicha actividad comercial ilegal se encuentra en una zona conocida como Puerto Topo, a la altura del kilómetro 17.36 del río Paraná. Luego de ese operativo, se inició un amplio rastrillaje por toda la zona hasta descubrir una finca donde se acopiaba y ponía en circulación las mercancías.

Desde el Juzgado Federal de Oberá, a cargo del juez Alejandro Marcos Gallandat Luzuriaga, se libró una orden de allanamiento sobre la propiedad. Como consecuencia de las actuaciones 83 personas fueron demoradas en un principio, en el marco de las pesquisas, pero horas más tarde recuperaron la libertad, quedando supeditados a la causa. Efectivos de Prefectura valuaron la mercadería secuestrada en más de 12 millones de pesos.