La música folcklórica recuerda las hazañas de Violeta Parra a más de un siglo de su nacimiento

54
D0318574
Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624-815208

El 4 de octubre de 1917 la Provincia de Ñuble, en Chile, era testigo de una de las artistas más reconocidas del país cordillerano. Nacía Violeta del Carmen Parra Sandoval, cantautora, pintora, escultora, bordadora y ceramista.

En 1932 por insistencia de su hermano, se traslada a Santiago para asistir a le Escuela Normal. En 1934 Los Parra cantan en boliches del barrio Mapocho, en “El Tordo Azul” y en “El Popular”. Interpretan boleros, rancheras, corridos mexicanos y otros estilos. En 1943 se traslada a Valparaíso. Nace su hijo Ángel. Se hace llamar “Violeta de Mayo”.

En 1944, junto a su marido, Luis Cereceda, militante del Partido Comunista, se dedica a la actividad política y trabaja en la campaña presidencial de Gabriel González Videla.

En 1948 integra un dúo con su hermana Hilda, junto a quien realiza algunas grabaciones en el sello RCA VICTOR y se hacen llamar “Las Hermanas Parra”.

Impulsada por su hermano Nicanor, comienza a rescatar, recopilar e investigar la auténtica música folklórica chilena. Abandona su antiguo repertorio y con esto, nace la verdadera Violeta Parra. Nace su hija Rosita Clara. Conoce a don Isaías Angulo, inquilino del fundo El Porvenir, guitarronero que le enseña la ejecución del instrumento y además le obsequia su primer guitarrón, una guitarra original chilena de 25 cuerdas con que se acompañan los cantos a lo divino y a lo humano.

En 1954 entre Enero y Septiembre conducirá para Radio Chilena, “Canta Violeta Parra”, un programa radial ideado por ella que obtendría excelente crítica. Al año siguiente obtiene el “Premio Caupolicán”, otorgado a “La Mejor Folklorista del Año” por la Asociación de Cronistas de Espectáculos, en reconocimiento por las grabaciones de “Que pena siente el alma” y “Casamiento de negros” y su labor como locutora y difusora del folklore nacional.

Tras años de una intensa carrera, fallecería en 1967 de manera trágica dejando para el canto popular un gran número de obras. Entre ellas se destacan “Arriba quemando el sol”, “Casamiento de negros”, “Corazón maldito”, “Gracias a la vida”, entre otras.