En abril, la empresa espacial de Jeff Bezos se presentó a un concurso de la NASA para fabricar un vehículo espacial que lleve astronautas a la superficie lunar a partir de 2024. Sin embargo, la NASA acabó eligiendo a SpaceX de Elon Musk por encima de Blue Origin y el contratista de defensa Dynetics. La agencia espacial justificó su decisión citando sus propios déficits de financiación, el historial de misiones orbitales exitosas de SpaceX y algunos otros factores. Además, el proyecto de SpaceX representaba el “mejor valor” para el Gobierno, afirmó Kathy Lueders, la mujer que lidera el programa de vuelo espacial humano de la NASA.

Se esperaba que la NASA repartiera ese contrato entre dos empresas, pero al final fue todo para SpaceX. 2.900 millones USD para construir la nave que lleve al hombre de vuelta a la Luna y por ello, Bezos protestó entonces en forma de carta. Blue Origin también presentó una queja ante la Oficina de Responsabilidad del Gobierno, acusando a NASA de darle a SpaceX una ventaja injusta al permitirle revisar sus precios tras conocerse los recortes presupuestarios de la agencia. Tres meses después, Bezos vuelve a protestar, y esta vez haciendo gala de fortuna.

Hace unas semanas, el magnate voló al espacio en su propio cohete con su equipo

En una carta abierta al administrador de la NASA, Bezos critica la decisión de la agencia de otorgar el contrato lunar a SpaceX, y además lanza una oferta que, en otros contextos, casi que podría ser tomada como un intento de soborno. El multimillonario ofrece a la NASA, nada más ni nada menos que 2 mil millones de dólares si NASA cambia de idea y le concede “un contrato firme y a precio fijo” a su empresa espacial.

“Blue Origin cubrirá el déficit de fondos presupuestarios del Human Landing System renunciando a todos los pagos en el actual año fiscal y los dos próximos años fiscales hasta 2 mil millones de dólares para que el programa vuelva a encarrilarse. Esta oferta no es un aplazamiento, sino una renuncia total y permanente a esos pagos”, aseveró.

Asimismo, un portavoz de la NASA ha confirmado que la agencia estaba al tanto de la carta de Bezos, pero se negó a comentar, citando la queja formal ante la GAO presentada por Blue Origin. Se espera una decisión sobre este asunto para principios de agosto.