El presidente Alberto Fernández se reunirá este viernes con su par francés Emmanuel Macron, con quien analizará el impacto y las consecuencias de la invasión rusa a Ucrania en la región y su expansión al resto del mundo.

"Me voy con la tranquilidad de haber puesto la voz de América Latina en este conflicto, de ser categóricos. Nosotros no tenemos duda de que Ucrania es víctima de una agresión y de que tenemos que parar esa agresión cuanto antes. Lo que buscamos es querer ser oídos", explicó Fernández sobre el sentido de su viaje.

En una rueda de prensa en la embajada argentina en Francia al grupo de periodistas argentinos que cubre la gira, el Presidente explicó las motivaciones del viaje que emprendió esta semana en Europa, que lo llevó el martes a Madrid, el miércoles a Berlín y hoy y mañana a Francia, para encontrarse con los líderes de esos países en su calidad de presidente pro témpore de la Comunidad de los Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac).

"Hay un mundo de la periferia, que no es el mundo central de los poderosos, que está padeciendo y mucho los efectos de esta guerra. En mi condición de presidente de la Celac, tengo la obligación moral y ética de llevar ese mensaje a los que son actores" del conflicto, precisó Fernández.

El Presidente explicó que se trató de un viaje "casi relámpago" y muy exigido -tres países en cuatro días-, que fue organizado en poco tiempo y agradeció a los líderes Pedro Sánchez (España), Olaf Scholz (Alemania) y Macron (Francia) por su "rápida respuesta" para llevar a cabo los encuentros.

"Estamos preocupados por lo que genera la evolución del conflicto bélico, con consecuencias globales muy preocupantes. Les dije a Sánchez y Scholz que tenemos que hacer algo para que este conflicto termine cuanto antes, hacer algo para propiciar el fin de las acciones bélicas y hacer algo para que encuentren un entendimiento", dijo Fernández.

Según el panorama que Fernández trazó en las reuniones que mantuvo en Europa, la guerra en Ucrania "pone en riesgo a la región" latinoamericana, por la gran desigualdad de ese continente. La gran preocupación del Presidente es que se "quiebre" la seguridad alimentaria y energética de la región.

"Es cierto que Argentina es una productora de alimentos y tiene hoy en día un potencial excedente en materia de gas que puede encontrar una oportunidad, pero no me gusta encontrar oportunidades en una guerra", precisó el mandatario al hablar con los periodistas que cubren la gira presidencial, entre ellos Télam.

En ese marco, el Presidente repitió conceptos que ya había dicho esta semana tras los encuentros con Sánchez, el rey Felipe VI y Scholz: "No sentimos que éste sea una cuestión entre Rusia y Ucrania, entre Rusia y la OTAN, entre Rusia y Europa; ya que la dimensión del conflicto adquiere un carácter global y sus consecuencias repercuten en la vida cotidiana".

"Es por eso que le pedí con premura al canciller (Santiago Cafiero) que organicemos este viaje. Todo fue resultado de esta preocupante necesidad de que la voz de América Latina sea oída y la necesidad y el deseo de querer colaborar para encontrar una solución al conflicto, que excede los limites de los países en pugna", ratificó.

Fernández advirtió también que con la guerra "todas las economías pueden complicarse" y consideró que "si la solución que encuentran los países centrales es subir las tasas eso generará enorme recesión en el mundo y complicará mucho mas el futuro de nuestras naciones".

Ese tema fue tratado específicamente en la reunión del miércoles con Scholz: concretamente, la planificación de los Bancos Centrales del norte europeo con respecto al tratamiento de la suba de precios como consecuencia de la guerra.

En la reunión del miércoles, Fernández le dijo al canciller alemán que "si la mecánica para resolverlo es la medida histórica de subir tasas, eso va a golpear la actividad económica, traerá recesión y los mercados emergentes de nuestra región se van a ver muy golpeados".

"En cambio propuso coordinar las políticas de los bancos centrales para que vayan al financiamiento del desarrollo y la oferta, y de esta manera no estropear el crecimiento económico", según explicó el canciller Cafiero.

Para finalizar la gira, el viernes a las 12 (hora local, 7 hora argentina) Fernández se reunirá en el Palacio del Elíseo con Macron y al finalizar esta actividad emprenderá el regreso a la Ciudad de Buenos Aires.