La Justicia tucumana dictó la prisión preventiva a un hombre acusado de matar a golpes a un perro el pasado 8 de junio. El suceso quedó registrado en el celular de un testigo que caminaba por la zona y logró distinguir la brutalidad de este hombre. El perro de raza mestiza, llamado Ángel, fue trasladado rápidamente a un centro veterinario, pero murió a las pocas horas.

La grabación se presentó en una dependencia policial. A través de esas imágenes, se dio con el agresor que fue notificado e imputado por el delito de maltrato y crueldad animal, requiriendo en su contra la prisión preventiva por 15 días mientras avanza la causa.

La jueza Carolina Ballesteros hizo lugar a lo solicitado por el Ministerio Público Fiscal y dictó esta medida al considerar los peligros procesales, como el riesgo de fuga y el entorpecimiento de la investigación.

“Esta es la primera resolución de estas características y marca un antes y un después que demuestra que ya no queremos más víctimas de este tipo de hechos tan aberrantes. Era el momento de decir basta y de esta manera se ha marcado un hito dentro de nuestra jurisprudencia”, manifestó a medios locales el fiscal Carlos Picón en la audiencia.

El fiscal Marcelo Leguizamón remarcó esta posición: “Estamos ante un precedente histórico para Tucumán y posiblemente para la Argentina en el tema del maltrato animal. De este modo se ha dado un claro mensaje sobre cómo debemos proceder como sociedad ante este tipo de violencia que no debe ser tolerada”.

El auxiliar de fiscal Daniel López Frías, de la Unidad Fiscal de Delitos Complejos, relató que la audiencia fue solicitada por el MPF a los fines de formular cargos y pedir medidas de coerción de mayor intensidad en contra del joven por causarle “tormentos y sufrimiento a un perro que falleció como consecuencia de las lesiones sufridas”.