Manchester United perdió ante Young Boys, por la primera fecha del Grupo F de la Champions League. En el debut de Cristiano Ronaldo por competencia internacional, Manchester comenzó el encuentro dominando, pero con el correr de los minutos, y la expulsión de Aaron Wan-Bissaka, fue perdiendo el control de la pelota y así vieron cómo se les escapaban los puntos en Suiza.

En los primeros 20 minutos de juego, el conjunto inglés era amo y señor de la pelota. Con Bruno Fernandes encendido el United dominaba en todas las facetas del juego, tan así que la conexión portuguesa no falló. A los 12 minutos de la primera mitad, el mediocampista luso asistió de tres dedos a CR7, que la empujó entre las piernas del arquero local y festejó.

Sin embargo, y luego que el encuentro se empareje y el equipo suizo tenga sus chances concretas de gol, Wan-Bissaka vio la tarjeta roja a los 34 minutos de la primera etapa y los Diablos Rojos se quedaron con uno menos.

Ya en los segundos 45 minutos, el partido fue otro. Con el ingreso de Raphael Varane en el entretiempo, el United desistió de la pelota y se fue metiendo cada vez más contra su área.

A los 67 minutos del complemento, Nicolás Ngamaleu puso el pie ante un centro rasante que cruzaba el área e igualó el trámite para el combinado de los alpes. Y ya cuando el partido parecía diluirse Jordan Siebatcheu, a los 95 minutos, le dio la victoria al conjunto suizo. Hay que destacar que en la segunda mitad, los de Manchester no concretaron ningún remate directo al arco.