Duras críticas a Formosa por los más de 4.600 varados

191
Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624-815208

A más de siete meses de que fuera decretado el aislamiento social, preventivo y obligatorio en todo el país, aún hay entre 4.600 y 4.700 personas varadas que no pudieron regresar a Formosa a pesar de que solicitaron a las autoridades el permiso a través del Programa de Ingreso Administrado. Esto fue motivo de fuertes críticas en las redes sociales, recordando por ejemplo que hace diez días murió un joven que se ahogó mientras cruzaba a nado el Río Bermejo desde Chaco y que un juez federal tuvo que intervenir para que el Gobierno de Insfrán permita el ingreso de una familia que acampaba en la ruta, con un niño de 4 años que tuvo que dormir varios días a la intemperie.

El ministro de Gobierno, Jorge González, admitió las demoras, aunque justificó que el cierre de las fronteras provinciales permitió haber tenido menos 170 casos de coronavirus y ninguna víctima fatal. En la Justicia se multiplican los hábeas corpus de ciudadanos varados que desde hace meses no pueden regresar a territorio formoseño. Las demoras de los varados salieron a la luz luego de la muerte de Mauro Ledesma, un joven de 23 años que falleció hace diez días cuando intentó cruzar a nado el Río Bermejo para ingresar a la provincia, de la que se había ido para trabajar en un tambo en Córdoba, de donde lo despidieron en el inicio de la cuarentena. Al quedarse sin empleo intentó regresar a El Colorado, Formosa, donde vive su pareja y su hija de tres años, aunque no le permitieron acceder a la provincia por las restricciones sanitarias.

Según argumentó el ministro González, Ledesma no estaba entre los casos “prioritarios”, ya que no tenía domicilio legal allí. Luego reconoció que aún hay entre 4.600 y 4.700 varados, y si bien lamentó la muerte de Ledesma, reiteró que las demoras permitieron que la provincia conserve su privilegiado estatus sanitario, con 166 contagios confirmados desde que se desató la pandemia y hasta el jueves apenas 37 casos activos. “Quienes entran a la provincia deben hacer cuarentena estricta de 14 días en centros de aislamiento, donde se les hacen dos hisopados, uno cuando entran y otro para retirarse”.

La explicación oficial es que el ingreso de los varados se produce por goteo: a medida que se liberan plazas de los centros de aislamiento dispuestos por el gobierno provincial se permite el acceso. El sistema del Programa de Ingreso Administrado adjudica prioridades de acuerdo a la antigüedad del pedido, al domicilio en la provincia, si pide entrar por razones de salud, los estudiantes y aquellos que se fueron porque debían asistir a familiares enfermos.

Esta provincia tiene unos 650 mil habitantes, por lo que si hay 4.600 varados la cifra representa menos del 1 por ciento del total. Para el ministro de Gobierno, el modo en el que restringió la circulación la provincia permitió no tener circulación comunitaria de COVID-19. Pero esta situación de los que no pueden ingresar a su propia Provincia ha provocado que se multipliquen los reclamos en la Justicia para que se permita el ingreso. Los dos abogados que se pusieron al frente de los reclamos, Daniel Suizer – un ex oficial de la Policía que denunció al gobierno de Insfrán años atrás – y Gabriela Neme, concejal opositora y ex candidata a intendenta de la capital provincial – argumentaron que en verdad son más los casos y que en total hubo al menos 13 mil pedidos.

La presentación que se hizo ante el juez federal Fernando Carbajal esta semana representan a un grupo de 30 estudiantes formoseños que quedaron varados en Chaco; 51 formoseños varados en Corrientes de diversas edades y un joven que se encuentra en Córdoba a la espera de que le autoricen el ingreso. El planteo es un “hábeas corpus preventivo” y fue presentado ante el mismo magistrado que esta semana le ordenó al gobierno formoseño que habilite el ingreso de una familia que lleva más de dos semanas durmiendo en la ruta N° 11 y a la que no le permiten el ingreso.