El primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, afirmó este miércoles que se levantarán la mayoría de las restricciones de coronavirus en Inglaterra a partir de la próxima semana, incluidas el uso de tapabocas en el transporte público y en las tiendas, las directivas para trabajar desde casa y los certificados de vacunación.

El primer ministro dijo que los cambios entrarían en vigor a partir del 26 de enero.

“A medida que el COVID se vuelve endémico, tendremos que sustituir los requisitos legales por consejos y orientaciones que insten a las personas con el virus a tener cuidado y consideración con los demás”, afirmó Johnson.

El primer ministro mencionó el programa de refuerzo de vacunas en el Reino Unido y las pruebas generalizadas junto con el descenso de los casos de coronavirus como justificación del cambio de política.

El conservador también dijo que el gobierno planeaba terminar eventualmente con el requisito legal de auto-aislamiento, comparándola con la forma en que la gente no está legalmente obligada a aislarse después de contraer gripe.

Johnson se encuentra en aprietos para defender su cargo tras la revuelta de algunos de sus propios diputados, enfadados por una serie de fiestas celebradas en Downing Street durante los confinamientos de Reino Unido por la pandemia de COVID-19.

Impulsado al máximo cargo del país para “ejecutar el Brexit”, Johnson consiguió en 2019 la mayor victoria electoral de su partido en más de 30 años, pero ahora se enfrenta a peticiones de dimisión tras una serie de revelaciones sobre fiestas en Downing Street cuando estaban prohibidas por la pandemia de COVID-19.