Cuánto dañamos a los niños con la adicción al azúcar y las harinas

140
Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624-815208

“Si no sumamos días de alimentación exclusivamente nutritiva, estamos condenando a nuestros hijos a los grandes trastornos de estos tiempos: sobrepeso, alergias, diabetes, afecciones cardio vasculares, trastornos en el aprendizaje”. La contundente afirmación la realizó el médico cardiólogo Mauricio Acevedo Miño en declaraciones a Radio Facundo Quiroga. De tal manera describió que el camino de recuperar la salud va de la mano con volver a alimentarnos con comida real, comida de campo, como nuestros abuelos”.

El destacado profesional explicó que “Los graves problemas que sufre buena parte de la Humanidad arrancaron hace unos 40 años cuando impusieron la idea que comer como nuestros abuelos era malo. Ahí dejamos de comer comida real, comida de campo, como nuestros abuelos quienes llegaron a 80 y pico o noventa años siempre sanos y comiendo natural. Asi dejamos de pensar en nuestros hijos y los metimos directamente en la era de la adición por las harinas, los azúcares y los edulcorantes, en lugar de darle comida nutritiva”.

“Para que se entienda  – agregó – la comida no nutritiva es la que genera daños, la que te inflama y provoca grandes epidemias como por ejemplo la diabetes que, solamente en America Latina afecta a 22 millones de adolescentes. Claro, para cambiar esto no se puede pensar en algo mágico que se resuelva de un dia para el otro. Lo primero que se debe hacer es ser consciente y proponernos sumar días con comida nutritivas, con aquellos elementos que necesitan tus células, tu metabolismo. Para los profesionales es volver a aprender fisiología y actuar en consecuencia”.

El doctor Acevedo Miño calificó como “uno de los peores fraude de la humanidad aquel momento que impusieron la idea que el colesterol era el principal enemigo de tu salud, cuando en realidad te hace daño únicamente cuando está relacionado con azúcares. No hay manera de estar sanos si todos los días de comida ingerís harina, azúcar y edulcorantes. De estas maneras de vivir se desprenden los principales flagelos sanitarios de estos tiempos como el sobrepeso desde la niñez, las alergias, las afecciones cardio vasculares, los trastornos en el aprendizaje. Las cifras son claras el trastorno de la glucosa, es decir el principio de la diabetes es la primera causa de infartos cerebro vasculares y de arritmias”.

Para redondear su planteo, el cardiólogo de origen entrerriano puntualizó: las harinas y el azúcar son hasta siete veces más adictivos que cualquier droga. Por eso el problema es mundial y exige un urgente abordaje en cambios definitivos para nuestra alimentación”.