Expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y de la Agencia Federal de Medicamentos de Estados Unidos (FDA) afirman que una tercera dosis de refuerzo contra el coronavirus no es necesaria. Así lo expresaron en un estudio publicado ayer en la revista médica Lancet.

"El conjunto de pruebas acumuladas hasta el momento parecen mostrar que no hay necesidad de una tercera dosis en la población general, pues su protección contra la enfermedad grave es aún alta", señalan.

Los científicos aseguraron que se necesitaba más evidencia para justificar el refuerzo. "Cualquier decisión sobre la necesidad de un refuerzo o el momento del refuerzo debe basarse en análisis cuidadosos de datos clínicos o epidemiológicos adecuadamente controlados, o ambos, que indiquen una reducción persistente y significativa sobre la enfermedad grave", subrayan.

Sin embargo, ante el rebrote que provoca la variante Delta, varias naciones comenzaron con la aplicación de terceras dosis. Israel ya la aplica; lo mismo Francia y Hungría; y otros países de Europa comenzarían próximamente; Estados Unidos también analiza esa posibilidad; y el Reino Unido anunció hoy que ofrecerán una dosis de refuerzo a los mayores de 50 años, las personas que se encuentran en hogares de ancianos, los trabajadores de atención médica y social de primera línea y todos los mayores de 16 años vulnerables.

En esta región, Chile y Uruguay ya comenzaron a darlas, y Argentina evaluará esa alternativa en noviembre.