Cómo son las medidas inéditas de bioseguridad para las Elecciones en el mundo

57
Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624-815208

Ya desde marzo de 2020, apenas iniciada la pandemia, los procesos electorales fueron centro de debates, más allá de que en casi todos los casos se realizaron igual, con la utilización de medidas sanitarias hasta acá inéditas y sin que existan registros de subas masivas de casos una vez cerradas las urnas. Como es de público conocimiento, las elecciones son el ejercicio de movilización más importante de cualquier país, ya sea por su costo, como por su magnitud y hasta organización.

Así fue que, países de nuestra región como República Dominicana, Bolivia, Chile y Brasil, tuvieron que ir a las urnas, como también lo hicieron Corea del Sur, Portugal, Francia, Polonia, Italia y Croacia, entre otros. Sobre los protocolos de bioseguridad establecidos en el mundo, ya en julio del año pasado la Secretaría General de la Organización de los Estados Americanos (OEA) publicó una “Guía para organizar elecciones en tiempos de pandemia”. Por su parte, la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina y el Caribe (Copppal) analizó todos los procesos, determinando que mermó la participación por el temor al contagio, salvo el caso de Bolivia, donde quizás hubo un leve aumento de votantes como reacción a la vuelta a la democracia tras el golpe de noviembre de 2019.
El contexto de pandemia también generó problemas para los partidos políticos y sus habituales campañas electorales: pasaron de grandes actos a recorridos acotados, priorizando una fuerte difusión en redes sociales y medios de comunicación por sobre las actividades con público de manera presencial.

En este 2021 hay elecciones presidenciales en Perú, un plebiscito en Chile, legislativas en Argentina y México, parlamentarias en Alemania y Holanda y presidenciales en Irán.
Pero, ¿qué medidas de higiene y seguridad se tomaron en las elecciones del último año?

País por país
– Corea del Sur: tuvo elecciones parlamentarias en abril del 2020 cuando la circulación del virus ya era un hecho, pero la pandemia en sí, todavía era incipiente. En la oportunidad, asistió un 65% y como primera medida se tomó la temperatura a 30 millones de ciudadanos en los ingresos a las 3.500 escuelas, enviando a votar en cabinas especiales a los que tenían fiebre.
– Francia: la primera vuelta de sus elecciones municipales fue el 15 de marzo de 2020, pero en vez de votar la segunda a la semana siguiente corrió la fecha hasta el 28 de junio. Allí fue obligatorio el uso de barbijos y marcaron en el suelo una X para garantizar el respeto por las distancias. Las autoridades de mesa tenían máscaras transparentes y tapabocas.
– Rusia: un referendo sobre enmiendas constitucionales que se iba a hacer en marzo fue postergado para realizarse entre el 25 de junio y el 1 de julio, evitando así aglomeraciones. Habilitaron el voto remoto y en los centros electorales se chequeó la temperatura de los ciudadanos, además de entregarles barbijos, guantes y lápices individuales para marcar las papeletas. Las urnas fueron desinfectadas permanentemente.
– República Dominicana: el sufragio para renovar presidente estaba previsto para el 17 de mayo, pero se realizó finalmente el 5 de julio. Allí fue obligatorio el uso de barbijos, la higienización de manos a la entrada de los recintos electorales, el distanciamiento de dos metros marcado en el piso y la desinfección de las superficies y los lápices.
– Croacia: también renovó su parlamento en el mes de julio, en condiciones de casi normalidad total, al punto que sus fronteras estaban reabiertas y el confinamiento levantado, lo que le generó una suba de casos. El Consejo Electoral había vetado la participación de contagiados, pero el Tribunal Constitucional revocó esa decisión.
– Polonia: votó el 13 de julio, dos meses después de la fecha inicialmente prevista. Asistió el 68,12% del padrón la tasa más alta desde el regreso a la democracia en 1990.
– Bolivia: tras varias postergaciones votaron presidente el 18 de octubre, con filas según terminación del documento, una hora más de la habitual para las mesas, mayor número de recintos, barbijos y distancia obligatoria.
– Chile: un día histórico fue el 25 octubre del año pasado, por el inédito plebiscito sobre una eventual reforma constitucional y por las condiciones en las que se llevó a cabo, probablemente de las más estrictas desde el comienzo de la pandemia: barbijos certificados, escudos faciales, desinfectantes a base de alcohol, cloro para la limpieza de superficies y cámara secreta, aplicado con rociador. Además, se distribuyeron toallas húmedas con alcohol al 70%, amonio cuaternario, toallas de papel y servilletas. El conteo fue con guantes de nitrilo, y los locales de votación tuvieron una capacidad máxima de diez electores en fila por cada mesa. De todos modos, y sin ser el voto obligatorio, se registró la participación más alta de los últimos 9 años.
– Brasil: de los países con mayor número de contagios y muertes, los comicios municipales se corrieron de octubre a noviembre. Como implicaba el movimiento de 38,3 millones de electores, la postergación permitió coordinar un mejor protocolo, que incluyó la obligación de usar tapabocas y de aplicarse alcohol en gel en las manos antes y después de votar.
– Estados Unidos: fue un caso muy especial, porque aún aplazadas algunas internas, el país con mayor número de afectados de coronavirus fue igual a las urnas con cierta normalidad, aunque se registró una inusual cantidad de votos anticipados y por correo.
– Portugal: eligió presidente y fue el primer país en hacerlo en 2021. El 24 de enero, en medio del confinamiento dispuesto ante la segunda ola de coronavirus, habilitó los desplazamientos y el voto anticipado, pero impuso un estricto protocolo: barbijo, distanciamiento, desinfección de manos y asistencia con lapicera propia.
– Ecuador: acaba de votar y deberá ir a una segunda vuelta en abril. Hubo dos franjas horarias por terminación del documento, con entrega de anti bacteriales en los centros de votación y un monitoreo con drones para detectar puntos de aglomeraciones de personas.