Colón de Santa Fe tuvo un estreno de su título de campeón con un triunfo extraordinario contra River Plate, jugando de visitante. Rodrigo Aliendro y Yéiler Goez marcaron los goles del Sabalero, que jugó con diez hombres desde el minuto 16, por la expulsión de Gonzalo Piovi. El descuento llegó faltando solamente tres minutos, a cargo de Matías Suárez.

En el arranque del partido el técnico de River, sorprendió. Cuando se esperaba que dé rodaje a los titulares, demostró cuán enfocado está en su participación en la Copa Libertadores y realizó 10 modificaciones respecto del partido del pasado miércoles con Argentinos Juniors. Colón de Santa Fe, último campeón de la Copa de Liga llegó disminuido porque varios de sus titulares dieron positivo de coronavirus.

A los 2 minutos ya se dio la primera sorpresa en el estadio Monumental. El Sabalero sacó a relucir su chapa de campeón y aprovechó que el fondo de River todavía no estaba asentando para ponerse en ventaja. Facundo Mura mandó la pelota al área y Rodrigo Aliendro se hizo el espacio para definir al gol. El tanto del Sabalero no hizo más que abrir un partido en el que las dos defensas no terminaban de ajustarse y daban ventajas a los delanteros. River pronto se volcó al ataque con la ilusión de alcanzar un rápido empate. Así, en el minuto 5, Jorge Carrascal recibió en soledad ante una mala cobertura del fondo rival y, aunque tenía terreno para avanzar, decidió sacar un disparo que fue bien contenido por el arquero Ignacio Chicco. Casi de inmediato, Facundo Farías tuvo su chance para aumentar la cuenta, pero mandó por arriba del travesaño su remate cuando quedó mano a mano ante Franco Armani. Del otro lado, Carrascal empezaba a crecer y una intervención suya iba a ser clave. Sobre los 13, volvió a recibir con campo para correr y encaró hacia el arco a toda velocidad. Desesperado ante el avance del colombiano, Gonzalo Piovi lo bajó de atrás con falta e inmediatamente el árbitro Darío Herrera le mostró la tarjeta roja.

Ya con diez jugadores, Domínguez dispuso el ingreso de Bruno Bianchi por Alexis Castro para intentar contener los embates del rival. River comenzaba a dominar con Carrascal como eje de la ofensiva. De otro centro del colombiano llegó una acción en la que la defensa Sabalera no pudo despejar y José Paradela conectó un cabezazo que Chicco, en complicidad con el palo, logró sacar. Gallardo apostó a aprovechar el hombre de más y a sumar peso en ofensiva, por eso dispuso el ingreso de Braian Romero en lugar de Robert Rojas. Así, formó una defensa con cuatro hombres. Pero Colón volvió a iluminarse y el fondo del Millonario, una vez más, no pudo repeler el ataque. El colombiano Goez inició la acción y cedió en el área para Facundo Farías, que se desprendió de su marca y sacó un centro atrás que el propio Goez transformó en gol con un sutil toque.

Desde ahí, hasta el final de la etapa, River fue un concierto de desatenciones y desacoples. Mucho nervio, mucha intensidad pero nada de claridad para abrir el planteo defensivo del técnico Eduardo Domínguez.

En el inicio del segundo tiempo, Gallardo apostó fuerte por sus titulares. Ingresaron Matías Suárez, Federico Girotti y Gonzalo Montiel. Esto mejoró el funcionamiento del local que fue un aluvión sobre el área rival. Sin embargo, en cada contra ataque los sabaleros llevaban peligro hasta Armani. River siguió insistiendo y Colón defendiéndose lo cual fue una constante todo el segundo tiempo. Con el ingreso de De la Cruz, el técnico millonario buscó tener más claridad para romper la defensa de los santafesinos. Lo tuvieron Maidana con un cabezazo, Girotti, tras un centro de Romero, Zuculini cuyo remate frenó el arquero Chicco y Montiel, haciendo lucir al portero nuevamente. El correr de los minutos hizo que River entre en la desesperación, con errores en los últimos pases y algo de mala fortuna, que le privaron de convertir en innumerables oportunidades. El gol de Suárez después de varios rebotes, faltando solamente 3 minutos, le dio un tono dramático al final de un partido que fue intenso de principio a fin.