El exministro evitó la detención en función de que la sentencia no pasó los tres años Absolvieron a su hombre de confianza y la mujer de éste recibió la pena de un año.

 

Como ya ocurriera con el caso de Horacio Rey, otra de las causas más emblemáticas por corrupción en la función pública de los últimos años, no tiene un condenado con prisión efectiva.

Es que en la lectura de la sentencia del mediodía de este miércoles en el juicio contra Roberto Lugo, su más inmediato colaborador y la esposa de este último, el tribunal compuesto por María Virginia Ise, Ernesto Azcona y Cristina Pisarello determinó que quien fuera ministro de Desarrollo Social fuera condenado a tres años de cárcel en suspenso, es decir recuperará su libertad.

La fiscalía había solicitado ocho años de prisión por entender que por los hechos acaecidos en 2014 Lugo era quien estaba al frente de una asociación ilícita, cometió violación de deberes de funcionario público, abuso de autoridad, negociaciones incompatibles con la función pública, malversación de caudales públicos y fraude en perjuicio de la administración pública. En el fallo solo se consideraron las negociaciones incompatibles con la función pública en carácter de autor y partícipe secundaria para Claudia Varela, esposa de Ricardo Retamozo, que resultó absuelto.

Lugo además, una pena de inhabilitación especial perpetua para ser funcionario público y multa de $90.000; mientras que a Varela la multaron con $30.000.

 Si bien el fallo apenas se conoce, se estima que la fiscal Graciela Griffith Barreto apelará la sentencia.