El actor Brad Pitt tras su escandaloso divorcio con Angelina Jolie decidió afrontar a los medios y contar públicamente que padece una rara enfermedad llamada "Prosopagnosia". Aunque se conoce de la información hace algunos años, mediante una entrevista en una revista estadounidense el actor reconoció este problema de salud y las complicadas situaciones sociales que le genera.

“Hay personas que me odian porque creen que les estoy faltando al respeto”, afirmó. Sin embargo, la realidad de la enfermedad es que no logra asociar el rostro de una persona con su identidad.

La Prosopagnosia es conocida por la "ceguera de las caras"

Esta rara enfermedad de origen neurobiológico afecta al 2,5% de la población mundial, y al parecer, según un estudio realizado en la Universidad de Darmouth, Estados Unidos, la prosopagnosia nace en el cerebro, el cual perturba ampliamente al reconocimiento visual.

Los expertos enmarcan dentro de la prosopagnosia congénita, la cual viene determinada por un componente genético hereditario y la divide en dos tipos: aperceptiva, en la que el paciente no es capaz de diferenciar un rostro de otro; y asociativa, donde sí puede distinguir algunos de los rasgos, pero no es capaz de asociarlos con algunas personas, como le ocurre al famoso actor.

Asimismo, el padecimiento no tiene un tratamiento específico, solamente cuenta con un único remedio aconsejado por los profesionales, la misma tiene relación con entrenar a las personas que padecen prosopagnosia para que puedan reconocer algunos aspectos de la fisonomía: como el pelo, la voz o el uso de determinadas joyas.

Por este motivo es que lo único que se le puede recomendar a una persona que sienta que puede sufrir este trastorno es acudir a un neurólogo, donde se realiza un TAC y una resonancia magnética, intentar descartar otras posibles patologías.