El intendente Gustavo Martínez supervisó la construcción del sistema de drenajes que unirá Villa Seitor y el barrio Toba. Se trata de una obra ejecutada con recursos propios con un presupuesto de 25 millones de pesos y forma parte del Plan de Refuncionalización de Desagües que ejecuta Resistencia desde el año pasado en distintos puntos de la ciudad y, además, beneficiará a la laguna Seitor con un trabajo integral.

En referencia a la obra que forma parte del Plan de Refuncionalización de Desagües, el jefe comunal señaló que “será una interconexión entre Villa Seitor y el barrio Toba, pasando la avenida 25 de Mayo con un entubado de casi dos metros por 90 centímetros de diámetro”.

“Esto permitirá un mayor escurrimiento del agua de la Laguna Seitor, que era un eterno problema de los vecinos y las vecinas del sector”, indicó y destacó el trabajo conjunto encabezado por la Dirección General de Pavimento y la Subsecretaría de Sistema Lacustre.

“Vamos a evacuar en unos 150 metros de caños y se ejecuta con recursos propios con un valor de 25 millones de pesos”, observó.

Claudio Westtein, secretario de Servicios Públicos, indicó que lo más importante de estas obras es que se va a lograr el saneamiento en materia de acumulación de agua en este lugar para que no haya problemas de anegamiento cada vez que hay grandes precipitaciones. Destacó, además, que la obra se realiza con recursos propios y, por ello, es importante que los vecinos y las vecinas hagan su aporte con los impuestos porque ese dinero se vuelca en obras para Resistencia.

Marcos Pereyra, subsecretario de Infraestructura y Equipamiento Urbano, consignó que la tarea efectuada fue la respuesta “a un reclamo histórico de los vecinos y vecinas de Villa Seitor, quienes sufrían durante los días de lluvia”.

“Todo lo que tiene que ver con la construcción del conducto que realiza la Dirección de Pavimento demandará un tiempo aproximado a los tres meses”, apuntó.