maglietti

La modelo y abogada Alejandra Maglietti realizó varias confesiones sobre su vida, entre ellas su verdadero nombre y el lugar donde nació. La destacada panelista de las TV porteña admitió que nació en la capital chaqueña, Resistencia, entre otros datos que dejó un interesante intercambio de preguntas y respuestas con sus seguidores en las redes sociales.

Desde hace ya varios años, Alejandra Maglietti hizo que su nombre y su rostro fueran habituales en olas pasarelas y los canales de Tv de Buenos Aires. Siempre se dijo que la rubia era oriunda de Formosa y que se había instalado en la ciudad de Buenos Aires para ganarse un lugar como modelo y para sus estudios en abogacía. Sus objetivos los alcanzó porque de hecho se recibió como profesional del Derecho y también avanzó con estudios de periodismo.

Maglietti

Sin embargo, lo que hasta este intercambio con sus fans nunca se había conocido es que su verdadero nombre no es el que todos conocen. Según su DNI ella se llama Ayelén. “Todos piensan que lo hice para olvidar algo de mi pasado. Nada que ver. No me entendían. Cuando vine acá yo decía Ayelén y no me entendía nadie. Entonces, tuve que usar Alejandra. Asi que por esa razón simple quedó ese nombre; sólo por eso”.
También admitió que no es formoseña. La rubia que a los 35 años se muestra como una mujer independiente arranca suspiros, nació en Resistencia, capital del Chaco. Por cuestiones laborales, sus padres tuvieron que mudarse a Formosa, cuando ella tenía apenas 3 años de vida. Allí creció hasta que al terminar la escuela secundaria viajó a Buenos Aires para abrirse camino en los medios.

Maglietti también mencionó su decisión de congelar óvulos con el objetivo de algún día convertirse en mamá: “Leyendo notas a algunas mujeres un poco más grandes que yo, vi que algunas decían: Si yo hubiera podido hacerlo, lo hubiera hecho, por ahí marcando algún arrepentimiento. Entonces me dije: estoy en la edad, tengo que aprovechar y hacerlo porque no sé qué me depara el destino. Después de haberlo contado, se comunicaron un montón de chicas para preguntarme cómo era el proceso porque quizás es algo de lo que no se sabe mucho. Es un proceso tranquilo, para nada invasivo, lo súper recomiendo para quienes, por ahí, piensan en extender su carrera profesional, o quieren posponer un poco el momento de la maternidad”.