Teniendo en cuenta  informe del Instituto de Promoción de Carne Vacuna Argentina (Ipcva), el precio promedio de la carne vacuna en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) obtuvo en junio una variación de 7,7% en relación a mayo. Por lo tanto, en base a la evolución interanual, los precios escalaron 90,3%.

Uno de los aumentos más destacados, fue el del asado de tira, que tuvo una suba de 101,5% respecto a 2020, duplicando su valor para llegar a los $701,91 promedio por kilo. En segundo lugar quedó la falda con una suba del 97,6%, seguido por el vacío (97%), la cuadrada (95,7%) y el osobuco (95,2%), entre otros.

Fuente: Ipcva

La muestra bajo análisis está restringida a 80 carnicerías de Capital y Gran Buenos Aires, durante la primera y segunda quincena del mes pasado. Por otro lado, el seguimiento de los precios en supermercados se hizo en 40 puntos de venta relevados de forma presencial.

De esta manera, el reporte asevera que: “La carne de novillo, que representa el 14% de la muestra, tuvo un precio promedio que exhibió subas moderadas, con una variación del 4,3%. Asimismo, la carne proveniente de haciendas livianas de consumo (novillitos, vaquillonas y terneras), que representa un 86% de la canasta, exhibió precios que mostraron alzas significativas, con una variación del 7,9%, con respecto al mes anterior”.

Por lo tanto, a pesar de todas estas medidas, los valores de la carne que pagaron los consumidores finales siguió con la mencionada tendencia al alza en junio. Los cortes que más subieron respecto a mayo fueron la carnaza común (11,9%), el osobuco (11,2%) y la paleta (10,5%). Sin embargo, el Ipcva destacó que las hamburguesas congeladas se mantuvieron estables (+0,4%) y la principal baja se dio en el pechito de cerdo (-1,8%).